Credit: WaterAid-Bangladesh

En los barrios bajos de Calcuta, al noreste de la India, caminar cuatro horas al día para ir a buscar agua potable era una de las responsabilidades de las mujeres de la comunidad.

A menudo, el agua recogida no era segura para beber, lo que aumentaba el riesgo de enfermedad.

Un proyecto del Programa HSBC por el Agua está ayudando a crear una solución innovadora al problema del agua potable. En el proceso conocido como Saneamiento del Agua e Higiene para Barrios Bajos Urbanos (WASH-US), el agua de lluvia es recolectada por sistemas especiales de recolección, y una planta de tratamiento de biogás con energía solar hace que el agua sea segura de beber.

Se puede acceder al preciado recurso del agua las 24 horas del día a través de un sistema innovador y monitoreado de "ATM de Agua".

El proyecto se ha implementado con la ayuda de voluntarios de HSBC del Centro de Servicio Global local y fue reconocido con un Premio a las Mejores Prácticas del Agua de las Naciones Unidas por su enfoque innovador para proveer agua potable y saneamiento.

 Vineet Iyer, Director de HSS y GBM Service Center Kolkata, afirmó:

"Estoy orgulloso y honrado de estar asociado con este proyecto a través del Programa de Agua de HSBC. Los voluntarios deben obtener todo el crédito junto con nuestros socios de SAFE por haber hecho esto posible."

Credit: WaterAid-Bangladesh

La máquina expendedora es vital para la vida

En Bangladesh, las comunidades de la upazila Dacope de Khulna han enfrentado el problema de la escasez de agua durante muchos años. El agua potable local fue suministrada previamente por 46 estanques financiados por el gobierno, pero recientemente se han secado debido a condiciones climáticas extremas.

A principios de este año, WaterAid y la ONG local Rupantar, con el apoyo vital del Programa HSBC por el Agua, instalaron una planta de tratamiento de aguas subterráneas de ósmosis inversa como nueva solución. Para crear una distribución sustentable, el equipo del proyecto instaló máquinas expendedoras en el sitio, donde los usuarios pueden utilizar una pantalla táctil para seleccionar la cantidad de agua que les gustaría dispensar de la máquina y pagar con una tarjeta de cajero automático personal.

Cada usuario puede acceder a hasta tres litros de agua por día, y las máquinas distribuyen alrededor de 8.000 litros al día a las comunidades locales. Los cargos son pequeños, y van hacia el mantenimiento de la instalación.

Los cajeros automáticos ahora permiten que todas las personas de la comunidad accedan al agua en cualquier momento que lo deseen. La planta ha permitido que las comunidades locales, en particular las mujeres, pasen más tiempo trabajando, socializando y cuidando de sus familias.

Ambos proyectos destacan la forma en que la tecnología y la innovación pueden contribuir a proporcionar soluciones sustentables a la escasez de agua. 

Water Stories

American photographer Mustafah Abdulaziz presents images from an ongoing study of the global water crisis

Find out more