El 25 de abril de 2015, un terremoto de una magnitud de 7,8 golpeó a Nepal, matando a más de 9.000 personas e hiriendo a miles más.

Al menos 600.000 hogares colapsaron en el temblor inicial y las siguientes réplicas, y los sistemas de agua y los sanitarios se vieron dañados o destruidos.

Varios distritos que recibían apoyo del Programa HSBC por el Agua sufrieron daños graves, incluídos los asentamientos en la cima del distrito de Gorkha, cercano al epicentro del terremoto.

“El desastre causó confusión y caos, la pérdida de vidas humanas y dolor”, afirma Tripti Rai, Representante Nacional de WaterAid Nepal. “No obstante, también hemos observado un impresionante esfuerzo colectivo por parte de los involucrados, incluidas las organizaciones internacionales de desarrollo”.

Posteriormente al desastre, WaterAid se sumó a los esfuerzos de recuperación en 11 distritos, trabajando con 15 organizaciones locales y llegando a más de 160.000 personas. Tabletas de purificación del agua, filtros y kits higiénicos formaron parte de la respuesta a emergencias, así como campañas de concientización sobre la salud y sanitarios provisionales. 

Sin embargo, los trabajos de recuperación prácticamente se paralizaron cuando, cuatro meses después del terremoto, Nepal promulgó su tan esperada Constitución. Aunque fue un importante hito para el país, los desacuerdos entre partidos resultaron en un bloqueo económico paralizante y una aguda crisis de combustible, lo que suspendió el flujo de materiales requerido para la reconstrucción.

A su vez, esto retrasó el programa de recuperación de WaterAid y el trabajo de los asociados locales encargados de asegurar el acceso al agua, el saneamiento y la higiene (WASH, por sus siglas en inglés) en los distritos afectados.

A pesar de estos inconvenientes, WaterAid y sus asociados han realizado un progreso significativo. Un año después de los terremotos, están ayudando a comunidades a realizar mejores y más resistentes reconstrucciones que anteriormente, llevando a cabo proyectos de recuperación a largo plazo en cuatro de los distritos más afectados: Gorkha, Lalitpur, Kavre y Bhaktapur.

Progreso hasta la fecha:

  • 360 puntos de agua restaurados
  • 20 sistmas de suministro de agua potable reconstruidos
  • 315 estaciones de lavado de manos construidas
  • 419 sanitarios restaurados en hogares, escuelas públicas, campamentos provisionales y comunidades                                                                                                                     

El trabajo no se detendrá aquí. Durante los próximos dos años el proyecto prestará servicios WASH a más de 30.000 personas pobres y marginalizadas que viven en comunidades afectadas por los terremotos, con el respaldo del Programa HSBC por el Agua y demás asociados.

“El acceso al agua potable y un mejor saneamiento e higiene permitirán reconstruir comunidades resistentes”, continúa Tripti.

“En este momento, la prioridad es que el trabajo de recuperación continúe a un ritmo más efectivo y eficiente, con un importante liderazgo gubernamental. Para reconstruir, las personas necesitan respaldo de recuperación (refugio, sustento, agua, saneamiento e higiene). Las iniciativas sustentables que les dan recursos a comunidades resistentes ayudarán a abordar desastres futuros”.

Conozca a algunas de las familias que se han visto afectadas por el terremoto en Gorkha: http://www.wateraid.org/uk/what-we-do/stories-from-our-work/nepal-earthquake-life-one-year-on

Water Stories

American photographer Mustafah Abdulaziz presents images from an ongoing study of the global water crisis

Find out more